Rosas marchitas, rosas rojas

Hoy desperté con un sabor agridulce en mi boca. Quisiera poder decir que he despertado con una felicidad embriagadora, por todo lo que se ha suscitado en mi vida estos últimos días pero, extrañamente siento como se deslizan por mis costillas los brazos tan fríos de la tristeza, me abraza. Por algún motivo recordé…

Ha sido tanto tiempo apegado a ella, siempre fue a su manera, era un recital tóxico donde siempre escuché lo que tenía para ofrecerme. Yo era solo un espectador más en una butaca apartado de toda la realidad, escuchando una melodía suicida que seducía la débil resistencia de mi voluntad. Contigo estuve durante mucho tiempo en una danza mortal en la que guiaste mis pasos lentamente, uno tras otro me corregías hasta tener un bailé perfecto en el que todos llorarían al vernos consumar un acto trágico.

No puedo mentirles, esta mañana es algo gris. Me desdibuja por completo las razones para estar bien pero trato fervientemente de estar en calma, aunque mi corazón tiemble de frío. Dispongo a ir por una taza de café, lo hago tan puro como para olvidar mis desalientos y lo acompaño con un cigarrillo, como si de alguna manera eso me sirviera drenar todo lo dañino que me acosa. Estoy parado en mi balcón mirando a la nada, llorando, es algo ya repetitivo y hasta agotador. De alguna manera quiero ya no sentirme de esta manera, la frialdad que producen sus abrazos me están matando.

Estoy en un constante dilema entre lo que debería hacer y lo que termino haciendo, es tan conflictivo que siento que cada parte de mi cuerpo está divida. No encuentro tranquilidad alguna e internamente estoy deshecho, casi que por inercia caigo en una espiral abrumadora que me tira en la cama, allí paso gran parte de mi día hasta que los pensamientos más oscuros se posan sobre mí, acariciando las hebras de mi cabello, rozando sus punzantes dedos sobre mi pecho, besándome y dejando en mí el sabor de un oxido sangriento en mis labios. Son mis amantes durante la noche, contaminan mi ser y pervierten mi espíritu hasta que lo dejan hecho trizas.. Luego de haberse extasiado, llenas de placer al torturarme se marchan para dar pasó a la melancolía, ella llega a mí para intentar consolarme, me ofrece su pecho para quedarme adentrarme ahí hasta llorar desconsolado. Solo me recuerda todo lo que hecho mal, no le digo nada, púes no quiero herirla aunque ella lo haga. Pasan las horas y me quedo dormido en su regazo, su trabajo está hecho. Al despertar me doy cuenta que se ha marchado, nunca le gustó quedarse conmigo hasta el amanecer, nunca quiso perder la elegancia.

Hoy volví a despertar con ese mismo sabor agridulce, podría decirles que me siento deprimido y que la vida para mí no tiene sentido pero esta vez me siento bien, por momentos olvido que todo está mal, me siento capaz de lograrlo todo. Siento que estoy en la cúspide de este mundo, nada puede afectarme, aunque pueda ser una vaga mentira que maquino para engañar a mi mente, aunque mañana pueda volver a estar en el fondo, aunque las rosas rojas de mi vida se marchiten para siempre… Hoy quiero que todo sea diferente.

Hoy realmente quisiera creérmelo…

Anuncios

Dentro de mi mente

Inhalo profundamente. Despertar cada día se ha vuelto incómodo, el simple hecho de abrir mis ojos me hace recordar que otro día ha comenzado y yo permanezco tirado en mi cama sin fuerzas para levantarme y dirigirme al baño a lavar mi cama, para cepillar mis dientes y hacer algo de comer, todo esto se hace una tarea más que complicada. Prefiero quedarme donde estoy hasta que pasen las horas y ya consigo se hace la tarde. Debería hacer el almuerzo, pero por algún motivo mi cuerpo se rehúsa a hacerlo, lo dejo para después…. Me dispongo a encender la computadora para distraer mi mente con cualquier cosa solamente para percatarme que ha llegado la noche. Ya aquí, luego de dormir todo lo posible, luego de intentar engañar a mi mente la noche es el momento crucial donde suelo perder la mayoría de mis batallas. Mis pensamientos toman forma y voz, se abren pasos agigantados y se hacen uno conmigo hasta tener el control de mi mente. Aquí es cuando todo dentro de mí se colapsa y me hundo lo más posible hasta terminar deshecho, hasta acabar sumido en la miseria.. Cuando ya logro darme cuenta de todo la tormenta ha terminado volteo mi rostro hacia la ventana solo para notar que ya es de día nuevamente, no sé ni qué hora es, pero solo me siento cansado, me encuentro débil, he ingerido que si un vaso de agua en todo este tiempo y nada de alimento. Deseo irme a dormir de una vez. Esa es mi rutina.

Los días últimamente se han vuelto más largos, las horas pasan más lentas que antes pero por alguna extraña razón solo yo lo noto ¿Por qué? Todo a mi alrededor se detiene poco a poco y comienzo a confundirme más con el transcurrir del tiempo… Ha pasado mucho desde la vez que me encerré en casa, 5 meses exactamente, ya no visito a mis amigos, no salgo a ninguna parte.. Podría decir que eliminé casi toda conexión con el mundo exterior y me he condicionado a ser un ermitaño.. De alguna manera siento que es como una protección o tal vez sea un escape de la realidad, sea como sea me siento como un cobarde, sí…

El peso de este mundo ha sido demasiado para mí, me aplastó. Todos me dicen que debería levantarme, que siga siga adelante, que sea fuerte pero… Yo no soy fuerte, no me siento de esa manera, tampoco sé cómo hacer para volverme así y aunque todos vean la respuesta yo no consigo hacerlo… Realmente, no sé qué hacer..

Lloro incesantemente todo el tiempo, me he llegado a convertir el alguien muy susceptible que cualquier cosa lo afecta, no importa si es una simple palabra, hasta la más insignificante que tenga algo de relación consigo basta para vulnerar mis débiles defensas y destruirme por completo.. Es agobiante estar de esa manera, me desmoraliza tener que bajar mi mirada todo el tiempo y no saber responder a las preguntas que me hacen ¿Por qué estás así? ¿Qué tienes? ¿Por qué no lo superas? No lo sé, por favor, entiendo que tienen buenas intenciones y se preocupan pero no deseo herir a más nadie.. Estoy harto de lastimar a todos los que me rodean, así sea de manera involuntaria, con mis acciones y mi estado de ánimo he afectado a todos.. Eso me hace sentir peor, soy culpable de esta situación, un egoísta que no puede ver más allá de la adversidad y tiene miedo de afrontar la vida. Les aseguro que por más fácil que sea la solución yo no consigo el camino que me lleve hacia eso, es entristecedor..

Mi humor ha cambiado, quizás sea por la falta de sueño.. Ya no sonrío, gesticular se me hace complicado y me cuesta fingir que estoy bien, me duele.. Realmente estoy perdiendo interés en muchas cosas y lo que solía hacer para distraerme ya no tiene efecto. Ahora no importa si es de día o de noche pero lloro, me deprimido, caigo y ahí me quedo ES ASFIXIANTE..

Detesto ver como las personas importantes en mi vida se frustran, porque desean de corazón ayudarme de cualquier manera y no logran hacerlo, me hace odiarme más ¿Si esas personas lo dan todo para mí por qué yo no puedo hacerlo también por mí? ¿Por qué? Me hago esa pregunta constantemente hasta destrozarme nuevamente en mil pedazos.

Mi madre me ha preguntado entre lagrimas y una cara devastada ¿Cuándo pasó? ¿En qué momento terminé así? Ojalá tuviese una respuesta para eso, solo un nudo en mi garganta es lo que sale del momento y mi mirada esquiva como siempre, soy un fracaso…

Cada día es peor que el anterior, he permitido que mi mente haga conmigo lo que le dé la gana hasta el punto de volverme trizas en un dos por tres cada cierta hora: “Cobarde, patético, inútil, estorbo, débil, miserable, infeliz, mediocre” “Todos estarían mejor sin tí” “Acepta que tu existencia es en vano” “No eres nada, no eres nadie” “Muere” Mi resistencia ya no existe y solo concibo tales pensamientos potencialmente autodestructivos.

Estoy exhausto de tener que estar en esta situación, la impotencia ha consumido en gran parte mis ganas, quisiera hacer algo al respecto y abandonar toda esa negatividad que me ha rodeado por tanto tiempo.. Quiero despertar un día y no sentirme amargado, quiero poder levantar mi mirada y ver a todas esas personas que están para mí, quiero poder sonreirle a todos sin la necesidad de fingir, quiero poder salir de este encierro al cual me confiné, quiero poder disfrutar de las simplezas de la vida y trabajar con esfuerzo, honradamente, quiero que mi madre se sienta orgullosa.. Principalmente, quiero estar orgulloso de mí, quiero ser feliz.. En serio, lo quiero.

Hoy me desperté, inhalé profundamente, quiero cambiar.

Es cierto, todo debe empezar por mí. Acepté que tengo un problema, y aunque me cueste debo pedir ayuda, antes que sea demasiado tarde para mí.

Espero algo diferente me espere al final de este camino.

 

Perdiéndome a mí mismo

Desciendo lentamente al lugar que juré una vez no volver…

¿Cómo pasó? ¿Cómo pude volver a este punto? ¿Qué sucedió conmigo?

Realmente ya no lo sé, esas preguntas llovieron mucho tiempo sobre mí, empapándome de dudas… Aunque ahora, solo hay una sequía enmudecedora, ya no hay preguntas, ya no hay nada sobre lo que deba cuestionarme. Puedo decir que ya es tarde para eso.

Ya no hay nada a lo que pueda aferrarme, ni esperanza en la que desee apoyarme. Perdí muchas cosas creyendo que hacía las cosas correctamente y terminé más vacío que antes.

Los sueños que alguna vez poseía me fueron arrebatados por la cruel realidad, muchos de ellos eran los que una vez formé desde pequeño… La ingenuidad y la ilusión que contenían perecieron junto con ellos, ese fue el primer gran golpe.

La confianza en mí mismo fue quebrantada, ya no hay paso que pueda dar firmemente, dudo y me cuestiono al hacerlo. Me tiemblan las rodillas, carezco de fuerza al querer tomar la iniciativa y mi rumbo ha sido desorientado. Honestamente ya no puedo verme a la cara, huyo de mi propio reflejo, ese fue el segundo gran golpe.

Mi estado de ánimo fue vulnerado, solo queda de mí una gran inestabilidad en la que vivía balanceándome, temeroso siempre de caer, jugando con el hilo que separa la cordura y la locura. Hasta que no pude más, y desenfrenadamente mi montaña rusa emocional fue a pique, destruyéndome por completo, ese fue el tercer gran golpe.

Mi mente me consumió por completo, devorando la tranquilidad por completo, sin estar satisfecho de ello se abrió paso hacia mi autocontrol y lo engulló sin pensárselo dos veces, me arrebató toda paz interna y tomó poder sobre mis recuerdos.. Me hizo revivir el dolor pasado y despertó tantas inseguridades que yacían dormidas, tanto sufrimiento que supuse estaba ausente lo hizo presente, ese fue el último gran golpe.

Ahora bien, luego de recibir tantos golpes he decidido apagar todo. Seguir en automático y dejar que me lleve la corriente, porque ya no puedo más, sinceramente, ya no. Eso sí, no sin antes de ver al responsable de todo esto, quedé enmudecido… Levantar mi pálido rostro, solo para observar que la persona que estaba al frente, quien me ha condenado a este infierno personal no era más que yo mismo..

Luego de eso me propuse emprender mi último gran camino hacía el lugar que tanto dije que no volvería más nunca, al sitio que incluso juré no volver a pisar.. Me encuentro en estos momentos descendiendo los peldaños hacia el abismo.

Ese abismo…. Ese lugar que tantas cosas me arrebató, ese sitio que devoró gran parte de mi esencia y me hizo tan miserable. Nunca creí volver a tí y ahora me esperas para recibirme con los brazos abiertos, listo para consumir lo poco que queda de mí.

Ya no me reconozco, la persona que una vez solía ser ya no está, no queda nada de mí para oponerme a lo que viene y sencillamente perdí el interés en querer luchar una batalla que decidí perder.. Solo me resta aceptar lo que viene, lo que me toca y hundirme en la nada por completo, y desaparecer.

Ya casi estoy cerca..

Pensamientos dolosos

La razón se impuso en un veredicto casi obligatorio, una decisión en contra de toda voluntad quebró hasta el corazón más fuerte hasta hacerlo pedazos por completo. Quizás sea algo definitivo, no lo sé. Asimilar el dolor me sobrepasa y termina ganándole a la realidad, me agobia en estos momentos tener que pensar de más, pero por algún motivo no dejo de revivir el breve instante donde todo detonó. Sigo aturdido, no coordino ni proceso bien lo que sucede a mi alrededor, intento de manera desesperada poder desahogar toda esta presión que me asfixia pero me ahorca cada vez más ¿Por qué? Debo buscar muchas respuestas pero carezco de una dirección, me siento perdido y desorientado. La luz que podía iluminarme ya no se encuentra, es desalentador.

Estoy tan confundido, intento aferrarme pero todo se desvanece entre mis dedos e intento no caer en donde tantas veces dije no volver. Si, el principal problema fue permanecer allí, del lugar que se llevó tanto de mí, que me hizo miserable hasta más no poder, que me arrebató lo bueno que tenía y me dejó deshecho. Deberé cargar con culpas que yo mismo he decidido cargar, me impondré ese castigo hasta poder encontrarme nuevamente. Necesito perdonarme tanto aunque cueste, y si el dedo del destino desea señalarme asumiré toda responsabilidad hasta tratar de salir adelante. He declarado que asumiré todos los castigos por mis actos y pagaré la condena que sea necesaria

Mis acciones y mis errores pesaron hasta desbordar y hacer un desastre, otros innecesariamente tuvieron que ser salpicados por ello, muchos tuvieron que ayudarme para arreglar algo que solo yo debo solucionar. Siento que perdí un pilar fundamental que intentando salvar terminé por destruirlo ¿Serán mis manos tan torpes? Desearía poder mantenerlo, anhelo no perder esa fuerza extra que de alguna manera me hacía levantarme pero tal parece que no quiere seguir en pie. Lo acepto, pero no por eso estaré bien, no por eso pretenderé a jugar que no me afecta.

Me duele, me quema, me atormenta.

Solo espero que algún día todo vuelva a estar bien, que las sonrisas que una vez fueron se muestren nuevamente. Deseo que esta pesadilla termine pronto. Moriría por tan solo verle por un instante y me reciba, pero eso no pasará. Al final puede que todo mejore pero siempre existirá ese vacío, algo irreemplazable.

Mi sonrisa volverá a mostrarse pero no tendrá el mismo brillo que antes. Mi mirada siempre estará fija, pero verás algo roto. Mi corazón puede que sane, pero tendrá esa cicatriz. Mis letras se harán escuchar, pero solo el llanto hallarás encontrar.

Antes de la tormenta

Hace mucho que la oscuridad me ha reclamado, exigente e impetuosa ha ordenado ir tras mi alma. El cielo se torna tan gris y llueve a cantaros, parece llorar, siente que lo peor está por venir. Un cántico funesto se escucha a lo lejos, trompetas anuncian que están en marcha y todo indica que es la sinfonía de mi réquiem… Está cerca, lo puedo sentir.

Desde lo más profundo de mi ser admito que siento un poco de miedo pero enseguida siento una calidez que disipa todo eso negativo que intenta abrumarme, eres tú, sosteniendo mi mano. Me dices que esté tranquilo, que todo estará bien. Esas simples palabras de alguna manera se hace un lema de vida, esas palabras se convierten en un recital de lucha y se vuelven una oportunidad para enfrentar lo que se aproxima. Antiguamente carecía de tal fuerza de voluntad, créeme.. Si ellos hubiesen venido por mí antes no habría puesto resistencia. De alguna forma me brindas ese aliento extra que me permite respirar un poco más y me haces levantar del suelo donde permanecía tirado, entregado a la desidia.

Bien dices que esto debo hacerlo por mí, y sí, tienes razón.. Pero comprendí que esta lucha es por mí pero con un fin, y es para estar junto a tí, púes tú eres esa luz tenue que ha sabido guiarme cuando he estado perdido. No permitiré que me arrastren a las confines del abismo nuevamente, tengo tanto por vivir, tengo tantas cosas esperándome en casa y entre esas está tu sonrisa recibiéndome y abrigando todas mis preocupaciones. Entiendo que muy dentro tuyo existe la preocupación y temes por lo que pueda sucederme pero irradias esa sensación de seguridad y confianza porque sabes que podré hacerlo, que podré vencer y es un envión anímico inigualable que me impulsa más, que me embriaga de valentía y me hace querer enfrentarme a lo imposible… Incluso contra el demonio mismo de ser necesario.

Pronto caerá la tormenta, es inevitable, pero tú mi amada me has entregado las armas necesarias. Ellos vendrán por mí, es un hecho, pero estaré esperándolos listo para derrotarlos. La oscuridad caerá sobre mí, pero no me consumirá, estaré con el norte fijo hacia tu dirección para no perder mi camino.. Y volveré a tí.

Bienvenidos sean los malaventurados

Capítulo I

“El pacto”

Iré en búsqueda de lo que me fue arrebatado y no me iré sin recuperar lo que es mío, pacté con el amo y señor de la oscuridad en una carrera contra el tiempo. Él me permitirá descender a sus dominios a cambio de ofrecerle mi cuerpo, si consigo lo que me robó podré marcharme junto a lo recuperado si llego a fracasar no solo se quedará con eso sino que también se quedará con mi alma. Sé que es un juego en el que estoy en desventaja pero no tengo más opción que aceptar.

Justo antes de empezar con lo acordado, aparece. No podía verlo pero si escucharlo.

– ¿Estás seguro de lo que piensas hacer? Preguntó. Su voz áspera y gruesa anunciaba que algo realmente malo sucedería.

-Sí, lo estoy – Respondí sin chistar, no dejaría que su mal augurio me hiciera dudar.

– Quisiera decir que eres un estúpido, nadie en su sano juicio se atrevería cometer tal locura, más aún sabiendo que iré tras de tí y de tu alma ¡Estarás condenado! – Gritó. Esta vez esa voz sonó molesta, algo parecía no agradarle sobre mi decisión, sé que oculta algo.

– Ya no hay marcha atrás, por más que intentes advertirme o amenazarme sobre los peligros a los que me enfrentaré no podrás detenerme. – Dije.

Caminé lentamente hacía un acantilado que estaba unos metros más adelante y bajé la mirada solo para encontrarme con una oscuridad espectral.

– Estás presenciando con tus propios ojos lo que te esperas, esto es diferente a cualquier situación a la que has podido atravesar antes, son mis dominios. – Dijo. Podía sentir como estaba jactándose con regocijo de su poder.

– Aunque no pueda verte, aunque no sepa quién eres debo decirte que no te tengo miedo. Es cierto que no sé que me espera allá abajo pero voy a ir. No creas que no sé que te aterra lo que descubra. – Dije en voz alta. Volteé la vista hacia atrás y seguí sin poder verlo.

– ¡Insolente! Si tan seguro y envalentonado te sientes hazlo de una vez, ya el pacto está hecho y no tienes mucho tiempo que se diga. Solo te diré que una vez abajo serás mío, y te cazaré. Gritó.

De cierta manera esa voz tenía razón, el pacto estaba hecho y no tenía mucho tiempo, era hora de hacer el ritual y empezar mi búsqueda, solo espero que no sea demasiado tarde.

Me acerqué hasta el borde del acantilado, saqué un cuchillo y poco a poco fui cortando mis venas de una manera profunda. Sentía como la sangre corría y mi fuerza se desvanecía, era parte del ritual para poder descender. La ofrenda; cuerpo y sangre de quien desee adentrarse a sus dominios. Ya casi no sentía nada, mi cuerpo se siente helado y mi cuerpo se balanceó hasta sucumbir, caí al vacío.

Ahora el viaje continuará pero de forma diferente. Ya dejé el plano terrenal y él querrá venir por mi alma.

Desperté y me di cuenta de lo inevitable…. No estoy en el infierno estoy en el abismo.

 

 

Yoselin

Su tono de piel como la nieve, en ella yace una palidez inquietante pero cautivadora. Te hace recordar lo bueno del invierno incluso sin ni siquiera haber vivido uno.

Sus ojos marrones como un buen café por la tarde que sin la necesidad de ser azules o grises tienen ese poder de atraerte poderosamente.

Sus labios rosados que poseen una curvatura delicada que solo te harían pensar en besarla.

Su cabello tan negro y tan enigmático como la noche, que provoca deslizar tus dedos para perderse en el, su inmensa y larga cabellera que le llega más allá de la cintura.

Su figura no es la de una miss, pero créeme cuando te digo que es una que no dejarías pasar por desapercibido.

Su voz y su risa son algo incomparable, transmiten una paz y una sensación de bienestar que te llenan el alma y te causan alegría. Al menos para mí.

Podría pasar horas terminando de describir su físico detalle por detalle, desmenuzando cada rasgo de ella como si yo mismo la hubiese creado.

Ella es una persona con la que no sueles toparte todo el tiempo, podría decirte que es tal como un cometa de esos que pasan una vez en la misma. Si la viste disfruta de ese momento porque te aseguro que no habrá otro igual, así de impactante es.

Es una de chica que no necesitarías años y años de conversación para darte cuenta que es totalmente a diferente a la mayoría que te encontrarás por ahí, basta solo cruzar un par de palabras para saber que tiene algo distinto.

Hablar con ella es un placer que podría compararlo al que siento cuando escribo, es algo enriquecedor siempre terminas sabiendo algo nuevo y un poco extraño, y te digo que terminas con esa sensación de una muy buena platica, te deja con ganas de más.

Conocerla es algo totalmente distinto, es un deleite poder saber quien es ella y poder ir destacando cada rasgo positivo de su personalidad. Es alguien tan amable, tan preocupada, tan dedicada, tan atenta y leal. Podría decir que como amiga es la mejor del mundo, como novia es alguien increíblemente apasionada y cariñosa. Eso sí, son cosas que no te ganarías fácilmente de ella púes como todo ha sufrido de tanto golpes y ha decidido reservarse eso para quienes considere auténticos.. Podría decir que nunca terminaría cansándote de saber más sobre su vida, porque desde lo bueno hasta lo malo son cosas que terminan atrapándote, tiene una vida que fácilmente si ella lo desea podría escribirla en un libro y apuesto lo que sea que será muy leído. Como mujer es alguien que apenas ella permita que sepas de su historia terminarás admirándola, no todos ni hombres ni mujeres tienen tal poder para sobreponerse a los embates de la vida y seguir. Sus sueños, sus aspiraciones, sus objetivos motivarían hasta la persona más desesperanzada de todas porque sabrías dentro de tí que si ella después de tanto sigue adelante tú también podrías hacerlo.

Graciosa y divertida, siempre terminarías riéndote con ella sobre lo malo de la vida. Preparada y capaz, muy inteligente para su corta edad, son 19 años pero para todo lo que ha hecho por su vida es algo que te inspiraría. Creativa y ocurrente, te sorprendería saber que tiene un potencial increíble, es una gran escritora. Le apasiona crear historias y sus escritos terminan envolviéndote a más no poder, siempre querrás leerla.

Hablar de ella me causa tanto orgullo, porque he sido digno de poder cruzarme en su camino y compartir con ella tanto en tan poco tiempo, se me dibuja una sonrisa al decir cada cosa porque solo pienso en todo lo que ella significa una vez está en tu vida, es alguien que una vez se instala no se despegará de tu recuerdo, jamás. Quizás no tenga una vida entera conociéndola pero bastó unos segundos para darme cuenta que estaría en mi vida para siempre.

Es una chica de la cual fácilmente te enamorarías, tiene un gran corazón y unos sentimientos tan hermosos, te hace sentir seguro tal como estar en tu hogar, te motiva y te da ganas de salir adelante y ser mejor persona. Honestamente, estoy locamente enamorado de ella..

Hablar de lo que hizo por mí es una linda historia de amor que ha tenido sus altas y bajas pero podría decirles que nunca se rindió y pudo salvarme del abismo, no todos tienen ese poder, es mi heroína y le debo tanto.. Aunque ella me diga que no, aunque me repita que no le agradezca por eso siempre le estaré eternamente agradecido por todo lo que ha hecho por mí, por toda la dedicación y el amor.

Ella es una bendición, les digo que me siento tan afortunado al tenerla conmigo, siempre le digo que sería un loco si la dejara ir, y no. No soy esa clase de locos, pero si estoy locamente enamorado de lo que ella es, de todo lo que transmite.

Esa chica es con quien deseo compartir mis años de vida, con quien deseo estar en las buenas y en las malas, con quien deseo trazar tantos planes y ejecutarlos, con quien deseo una vida llena de amor y felicidad.. Mi amada, quiero que sepas que te amo, que lo sepa todo el mundo porque soy feliz de presumirle mi amor por tí a todos. Por tí el resto del mundo ha perdido su significado y solo anhelo poder estar a tu lado para llenarte de toda la felicidad que tu me das.

Fuiste tú quien ha sacado mi mejor lado, que me dio algo en que creer y me otorgaste un amor tan lindo y puro para cuidar. Eres tú la que yo deseo que sea la madre de mis hijos y que podamos enseñarles tantas cosas sobre la vida, eres solamente tú.

Mi musa, la dueña de mi corazón, la chica de mis sueños, el amor de mi vida, tú.

Yoselin, quiero que sepas que eres lo mejor que me ha pasado, espero que si hay otra vida después de esta pueda tener la dicha de encontrarme contigo y volverme a enamorar de tí como la primera vez. Te amo.